Mascarilla de menta para la cara

La menta es fantástica para elaborar una mascarilla para piel grasa de lo más refrescante y efectiva. Esta mascarilla  para  piel grasa va acabar con el exceso de sebo, los puntos negros y el acné, los ingredientes naturales se convertirán en tus mejores aliados.

Mascarilla de menta para la cara

Propiedades de la menta

  • Existen varias especies de menta pero todas se asemejan en olor, sabor y poderes curativos. Son calmantes, antiinfecciosas, emolientes, diuréticas… basta saberlas preparar y utilizarlas de la manera adecuada.
  • Se puede consumir tanto fresca como seca, para lo que se sigue el procedimiento habitual con las otras labiadas, sombra y ausencia de humedad.
  • Para ayudar a conciliar el sueño nada mejor que una buena taza de menta y tila en infusión antes de acostarse; una cucharadita de café de la mezcla seca por medio litro de agua recién hervida.
  • En el mundo de la belleza natural la menta también puede ser empleada para hidratar y como astringente de las pieles grasa..  A continuación una recetas de mascarilla para piel grasa con menta.

Mascarilla de menta para la cara

Mascarilla  para piel grasa de menta

Este  es una mascarilla refrescante y también puede usarse como crema para después del afeitado o depilación de las piernas o de las axilas

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de hojas de menta
  • 1/2 taza de vodka (sin edulcorantes ni saborizantes)

Mascarilla de menta para la cara

Procedimiento

Tritura las hojas  frescas usando mortero y mano. Mezcla los ingredientes en un tarro de 25° ml ° un poco mayor con una tapa que selle bien. Deja que la hierba macere durante dos semanas en un lugar fresco, oscuro y seco, agitándola vigorosamente cada día.
Transcurrido ese tiempo, cuela el líquido y viértelo en un recipiente de almacenamiento. No necesita refrigeración, pero para conservar la máxima eficacia y frescura, por favor, úsalo en el plazo de seis meses.
CONSEJOS DE APLICACIÓN: Usando una almohadilla de algodón, aplica aproximadamente una cucharadita a la cara, o más si es necesario extenderlo a los hombros o la espalda. Evita el área de los ojos.

¿No encuentra lo que busca?