Mascarilla de avena para el cabello

La avena es conocida como  un cereal muy famoso por sus aportes nutricionales, sin embargo sususos y propiedades se extienden más allá de la cocina. Es usual ver este ingrediente como parte de la composición de productos de belleza y cuidado personal, por ser capaz de suavizar y fortalecer tu cabello, sobre todo si este es muy fino y aportarle hidratación en caso de cabellos maltratados o secos y elimina las células muertas e impurezas.

Hoy te esxplicamos  cómo hacer una mascarillas de avena para el pelo.

Mascarilla de avena para el cabello

Mascarilla de avena para el cabello

  • Mascarilla de avena express: Destinada para las que no disponemos de mucho tiempo, consiste en mezclar copos de avena con agua templada. Así de sencillo. Cuando tengamos lista la mascarilla, y tras habernos lavado el pelo con un champú sin sal, la repartimos por los mechones de nuestro cabello de la raíz a las puntas y recogemos nuestro pelo con una pinza. Pasados 30 minutos, enjuagamos con agua tibia hasta llegar al último aclarado, que debemos realizarlo con agua fría y a máxima potencia. Tras el ‘fresquito’ final, el ritual habrá finalizado y le habremos dado una buena alegría a nuestro cuero cabelludo.

Mascarilla de avena para el cabello

  • Mascarilla de avena a fuego lento: La segunda receta requiere más dedicación pero podremos utilizarla tanto para el pelo como para la cara. Consiste en hervir a fuego lento, durante dos horas, agua fría y unas cucharadas de harina de avena. Una vez hervida la mezcla, esperamos a que se enfríe y la aplicamos a modo de mascarilla sobre nuestro cabello. El último aclarado, igual que en el caso anterior, debe realizarse con agua fría. En este caso, la mascarilla también nos servirá para hidratar la piel del rostro.
  • Mascarilla de avena dulce: La tercera opción consiste en añadir yogurt natural o miel a la mezcla que resulta en la mascarilla que explicábamos anteriormente. Es decir, se hierve agua y unas cucharadas de avena durante dos horas y, posteriormente, se añaden estos dos ‘dulces’ detalles. El resultado será una mascarilla más compacta y un ritual ligeramente más complejo. En este caso, Valeria Costa nos recomienda lavar el cabello con champú sin sal y realizar el último aclarado con agua caliente. Con la cutícula abierta, aplicamos la mascarilla de manera uniforme por toda nuestra cabeza y nos ponemos un gorro de plástico de ducha durante 30 minutos. Posteriormente, aclaramos con agua fría y disfrutamos de un cabello envidiable. En este caso, la mascarilla puede aplicarse, también, sobre la cara.

Recomendaciones:

Lava tu cabello con agua caliente y aplica la mascarilla que te guste, así te asegurarás de que la mezcla se absorba muy bien y masajea. Deja actuar el tiempo recomendado, puedes usar un gorro para que las propiedades de la avena se concentren mejor. Enjuaga con agua fría. Esta mascarilla también puedes usarla para tu rostro.

¿No encuentra lo que busca?