Bebidas para reducir el apetito

By  | 

El inconveniente al que nos enfrentamos las personas que estamos siguiendo una dieta de adelgazamiento o incluso de control de peso, es la  aparición de las ganas de comer, es por esto que el este artículo te vamos a enseñar e opciones en tu dieta para reducir el apetito;  hay bebidas para calmar el hambre que son ricas en proteínas, fibra y otros nutrientes que te sacian.

Bebidas para reducir el apetito

Bebidas para reducir el apetito

Tener un equilibrio de proteínas, fibra, agua y minerales es importante para la construcción de cualquier tipo de bebidas saludables:

Bebidas para reducir el apetito

1. Leche.  contiene proteína, suero y caseína que aumentan la saciedad. También consideran que la lactosa ayuda a reducir el apetito. Prefiere la light.
2. Agua de berro. Por su alto contenido de fibra (0.5 g por cada 100 gramos), el agua de berro es recomendado para controlar el hambre por más tiempo. En un litro de agua deja reposar 45g de berro desinfectado. Bebe cinco cucharadas antes de cada comida.

Bebidas para reducir el apetito

3. Café negro. La cafeína te ayuda un mejor trabajo metabólico y es un supresor del hambre. Trata de probar una taza o dos al día sin azúcar para controlar el hambre. Toma en cuenta que su efecto se puede mantener tres horas después de beberlo.

Bebidas para reducir el apetito

4. Jugo de verduras. Cuando las personas beben un vaso de jugo de vegetales antes de la comida consumen hasta 135 calorías menos, por lo que es considerado un poderoso supresor del apetito que también aporta vitaminas, minerales y antioxidantes.
5. Licuado de plátano. coloca en la licuadora un plátano, media taza  leche de almendras y una  taza de espinacas frescas. Esta bebida es efectiva para controlar el hambre.
6. Té verde. Las catequinas del té verde controlan los niveles de glucosa en la sangre e insulina, cuando es estable el nivel de azúcar en la sangre es menos probable que sientas hambre o un vacío en el estómago.

Bebidas para reducir el apetito

Recuerda:

Es importante considerar que estas bebidas no deberían reemplazar las comidas, ni siquiera el desayuno, ya que no te aportan todos los nutrientes que necesitas. Solo son un complemento para reducir el hambre y controlar los antojos del día.

  • Evita el picoteo y comer entre horas.
  • Come cinco veces al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.
  • Mastica despacio. Es útil para que a tu cerebro le lleguen las señales desde nuestro sistema digestivo para no seguir comiendo una vez nos hemos saciado.
  • No compres la comida con hambre. Trata de ir al supermercado cuando ya hayas comido, de esta forma evitarás comprar chucherías o bollería industrial, o incluso comida que en realidad no necesitas.
  • Ten paciencia y motívate.
¿No encuentra lo que busca?