Recetas caseras para el cuello y escote

Siempre  nos enfocamos en mantener la piel de nuestra cara limpia, hidratada, tonificada, y  descuidamos la del cuello y, por ello, muchas personas muestran sus primeras señales de envejecimiento en esa zona.

Es importante observar que la piel que cubre el cuello es, al igual que la que rodea los ojos, fina y pobre en glándulas sebáceas. Debido a ello, se requiere hidratar la piel del cuello a diario, aplicar una crema antiarrugas (mejor si está compuesta por ingredientes naturales) y efectuar ejercicios de estiramiento específicos para esa área del cuerpo.

recetas caseras para el cuello y escote

Remedios naturales:

  • Verter 2 cucharadas de menta en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Agregar esta infusión a un recipiente que contenga 1 clara de huevo, 1 cucharadita de miel y 1 cucharada de leche entera. Mezclar todos estos ingredientes y aplicar, mediante una bolita de algodón, sobre el cuello y dejar secar. Enjuagar con agua tibia y luego aplicar un poco de crema humectante.
  • Verter 2 cucharadas de borraja en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, colar y dejar de refrescar.  Aplicar mediante una bolita de algodón en el cuello siempre con suaves masajes de abajo hacia arriba.  Realizar este receta, por lo menos, 2 veces por semana.  Otra alternativa es aplicar aceite de borraja (que se adquiere en las farmacias botánicas) en la zona del cuello.
  • Colocar en un recipiente un puñado de hojas de perejil secas y 2 cucharadas de hojas de romero secas y verter 1 taza de leche entera que esté hirviendo. Tapar y dejar reposar durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, colar y conservar en la nevera.  Aplicar esta infusión, mediante una bolita de algodón dos veces al día siempre mediante masajes de abajo hacia arriba.
  • Machacar 5 hojas de col hasta obtener 2 cucharadas de jugo.  Luego, mezclar éste con 2 cucharadas de miel y un par de gotitas de medio limón. Aplicar esta preparación sobre el cuello mediante una bolita de algodón, y dejar actuar durante 15 minutos. Después aclarar con agua tibia.
  • Verter 2 cucharadas de manzanilla en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar, dejar reposar y colar.   Luego, agregar 2 cucharadas de agua de rosas y 2 gotas de aceite o esencia de sándalo.  Mezclar y conservar, en un recipiente de vidrio herméticamente cerrado, en la nevera durante una semana. Aplicar mediante un algodón empapado en esta preparación. En la piel del cuello.
  • Hervir, durante 10 minutos, medio litro de agua y un puñado de cebada. Retirar del fuego y dejar refrescar.  Agregar 5 gotas de aceite de limón y conservar en una botella de vidrio de cierre hermético.  Aplicar tres veces por semana.
  • Remedio hidratante y para aclarar manchas en el cuello Si el problema no sólo son las arrugas prematuras sino también manchas en el cuello debido a la excesiva exposición al sol, se puede aplicar un poco de yogur natural a diario el cual debe mantenerse una media hora antes de proceder al enjuague.
  • Remedio hidratante para el cuello Colocar 40 g de manteca de cacao en baño María hasta que se funda.  Luego, retirar del fuego, añadir 1 cucharada de aceite de oliva virgen de primera presión en frío y mezclar bien hasta que la mezcla se enfríe. Conservar en la nevera en un recipiente de vidrio oscuro con tapa de cierre hermético.  Aplicar a diario en los pliegues del cuello con suaves golpecitos de abajo hacia arriba.

recetas-caseras-para-el-cuello-y-escote

Recomendaciones:

  • Probar el estado de flexibilidad del cuello  Para ello, se puede realizar un ejercicio sencillo como el siguiente: Sentado con la columna vertebral derecha, dejar caer hacia adelante la cabeza como un peso muerto y hacerla rodar de un lado hacia otro algunas veces. Si se siente rigidez o hasta un ruido como si se tuviera arena en la nuca, significa que la piel del cuello está seca y los músculos están rígidos, lo que puede repercutir no sólo en el envejecimiento prematuro de la piel de la zona del cuello sino también en la aparición de problemas de cervicales.
  • Realizar ejercicios de estiramiento para el cuello Realizar, a diario, ejercicios de estiramiento del cuello (principalmente si se ha observado falta de flexibilidad en el cuello con la prueba arriba expuesta) que consiste en aproximar la cabeza al hombro derecho y tratar de tocarlo con la oreja.  Después, realizar la misma operación, pero con el hombro izquierdo.  Posteriormente, tratar de acercar la barbilla al pecho y luego tratar que la nuca toque la espalda.  Realizar estos ejercicios, por lo menos, diez veces en cada dirección.
  • Evitar la exposición solar de esta área, ya que se favorece la oxidación, y con ello la formación de pliegues y arrugas.
  • Evitar la aplicación de perfumes, colonias u otros productos con alcohol en el área del cuello, ya que reseca la piel e impulsa la aparición de arrugas.
¿No encuentra lo que busca?