Anís botox natural

By  | 

El anís es un relajante muscular, esto es lo que ayuda a mejorar y relajar los músculos del rostro para que no se marquen las líneas de expresión que delatan la edad, por ello que podemos mencionar que es un botox natural, el más barato que existe y  sirve para revertir las arrugas del rostro. 

Anís botox natural

A continuación les dejamos  2 mascarillas a base de anís  como  alternativa para mantener la piel rejuvenecida, además es económico, fiable y no hay que pasar por un proceso de recuperación.

Anís botox natural

1.-Mascarilla exfoliante corporal de anís

Ingredientes:

  • ½ taza de harina integral
  • ¼ taza de harina de maíz
  • ¼ taza de semillas de lino
  • ¼ taza de semillas de anís
  • Agua, cantidad suficiente

Elaboración:

  1. Mezcla en un recipiente las harinas y agrega las semillas de anís y lino finamente molidas.
  2. Revuelve la mezcla y ve agregando el agua de a poco, hasta lograr una crema espesa, de la consistencia de una crema de tratamiento común.
  3. Esparce la mascarilla sobre la piel en movimientos circulares, déjala que actúe durante media hora y luego enjuágate con agua tibia.

2.-Mascarilla de limpieza facial profunda de anís

Anís botox natural

Ingredientes:

  • ½ litro de agua
  • ¼ taza de anís
  • ¼ taza de hojas de menta

Elaboración:

  1. Pon en una cacerola al fuego el agua y agrega el anís y las hojas de menta.
  2. Deja que el agua hierva por unos minutos, apaga el fuego, deja que se enfríe un poco y pon la cara arriba del vapor, tapándote la cabeza con una toalla grande.
  3. Espera 5 minutos aproximadamente, deja que la piel se enfríe y lávate con agua fría.
  4. Esta mascarilla de limpieza facial es una variación de la limpieza de vapor común, pero es mucho más beneficiosa para tu piel, pues la menta y el anís ayudan a que tus poros se abran y eliminen las impurezas acumuladas.

3.-Tónico de anis

Ingredientes:

  • Una taza de agua hirviendo
  • Un cuarto taza de anís

Preparación:

En un recipiente colocamos las semillas de anís y vaciamos una taza de agua hirviendo, se tapa hasta que esté a temperatura ambiente y luego se usa en el rostro y cuello con un algodón dando toquecitos, se aplica en forma ascendente, de la misma manera que se aplican las cremas, no se debe enjuagar. Al secarse se notará la diferencia.

Nota: Cabe destacar que, el anís aquí mencionado, es el que se usa para repostería, el que se parece al comino.

¿No encuentra lo que busca?