Ser madre a los 40

By  | 
Ser madre a los 40


La edad en la que las mujeres son madres se retrasa cada vez más. Actualmente el ritmo de vida está cambiando y por esta razón muchas mujeres deciden esperar el mayor tiempo posible para ser madres, la edad es un factor decisivo al momento de ser mamá ya que la paciencia, madurez y prioridades van cambiando conforme maduramos.

Las mujeres tenemos un reloj biológico interno que está programado a distintas edades para activar ese instinto maternal, en algunas es cuando son adolescentes, en otras a los 30 y se han dado casos de gente que decide escribirle a la cigüeña más allá de los 40 pero ¿qué ventajas y desventajas puede tener ser mamá a los 40?

Ser madre a los 40

Beneficios de ser madre a los 40

Los avances en la medicina han permitido a muchas mujeres lograr su sueño de ser madres incluso si no tenían pareja. Esto, sumado a un cambio en la mentalidad y estilo de vida general, induce a un aumento de embarazos tardíos.

Una de las ventajas en relación a las madres jóvenes es que una mujer de 40 años posee una mayor madurez tanto a nivel emocional como económico y profesional.

  • Estas mujeres tienen hijos cuando y porque lo desean y así lo han decidido.
  • También cuentan con un mayor nivel de formación, se cuidan más en las comidas, tienen empleos seguros y están más preparadas para amamantar.
  • Una madre “grande” puede tener ciertos ahorros o inversiones que le aseguren al niño una infancia sin problemas y, además, mejorar e incluso alargar su vida.
  •   Y eso atañe también a la madre, ya que, si ha tenido un embarazo pasado los 40, es más probable que pueda vivir hasta los 80 o más. Esto es una buena noticia ya que muchas creen que no podrán ver a sus hijos crecer ni conocer a sus nietos.

ser madre a los 40

Desventajas de ser madre a los 40

  • Por supuesto no todo es color de rosa y hay algunas cuestiones que merece la pena tener en cuenta si se desea ser madre a los 40 años.
  • Como ya hemos indicado, las posibilidades de quedar embarazada se reducen drásticamente y la cantidad y calidad de los óvulos descienden unos 15 años antes de comenzar la menopausia.
  • La infertilidad es más habitual y también más probable tener que recurrir a tratamientos médicos para quedar encinta. Si la pareja es de la misma edad que la mujer o mayor quizás sea aún más difícil concebir.
  • También hay que saber que los porcentajes de sufrir un aborto o de que el parto se lleve a cabo por cesárea son mayores.
  • La diabetes y la hipertensión durante el embarazo son un problema muy común en las madres añosas y deben ser controladas de manera exhaustiva (los doctores las consideran pacientes de riesgo).

Ser madre a los 40: ¿qué sucede con el hijo?

  • Hasta ahora nos hemos referido a los beneficios y desventajas para las madres que deciden quedar embarazadas después de los 40 años, pero debemos enfocarnos en lo que sucede con el bebé.
  • Uno de los principales miedos es la aparición de anomalías cromosómicas como, por ejemplo, el Síndrome de Down (afecta a 1 de cada 100 embarazos tardíos).
  • Los partos prematuros, los bebés con bajo peso y el fallecimiento del feto también son problemas que se hacen más comunes a medida que la madre es mayor.
  • Por supuesto que entre las ventajas podemos destacar el hecho de que los hijos se crían en un ambiente más maduro y más académico, se les da mayor importancia a sus estudios, comen más sano, son más activos, ect.
  • En definitiva, tienen un mejor estilo de vida que aquellos nacidos de madres veinteañeras.
  • Finalmente, podemos decir que estos niños suelen ser hijos únicos o tener hermanos mucho más grandes que ellos (en casos en los que el embarazo se produjo en plena menopausia o por un descuido).
  • Es posible que estos pequeños sean los primeros y los únicos descendientes para muchas mujeres.
  • Crecer sin hermanos o en familias donde los primos o amigos son mayores reduce el contacto con niños de su edad, pero también aumenta la madurez del pequeño.

¿No encuentra lo que busca?