El Hospital Carlos Andrade Marín del IESS utiliza tecnología robótica

By  | 
El Hospital Carlos Andrade Marín del IESS utiliza tecnología robótica


El Hospital Carlos Andrade Marín del IESS en Quito cuenta con una de las unidades de medicina física y rehabilitación más completa de la red de salud pública, al disponer del “armeo spring y el lokomat”, que son los principales equipos para realizar terapias de neurorehabilitación robótica.

El Hospital Carlos Andrade Marín del IESS utiliza tecnología robótica

Estos dos robots facilitan la recuperación de las funciones de motricidad y movilidad de las extremidades de pacientes que estuvieron hospitalizados a causa de traumas cráneo encefálico, lesiones cerebro vascular o de la columna, inclusive para quienes padecen Parkinson y otras dolencias neurológicas.

El HCAM utiliza tecnología robótica en medicina de rehabilitación

El HCAM utiliza tecnología robótica en medicina de rehabilitación

Paúl Cadena, es el médico coordinador de la unidad y explica que la eficacia de estos robots está en la recuperación de casi el 100 por ciento de la movilidad de las extremidades inferiores y superiores que alcanzan los pacientes.

Bertha O. lleva casi un año de rehabilitación y ha recobrado un 80 por ciento del movimiento de sus piernas y brazos. A ella le diagnosticaron el síndrome de Guillain-Barre, que es la destrucción de la sustancia que recubre todos los nervios a causa de un virus, provocándole flacidez en las extremidades. “Luego del período de hospitalización estuve en silla de ruedas, necesitaba de la ayuda de otra persona para todo, ahora ya camino sola y hago muchas actividades diarias gracias a las terapias que recibo en el hospital”.

El armeo spring es una especie de brazo mecánico que adherido al brazo del paciente ejercita los movimientos que perdió por el problema neurológico, el dispositivo produce la retroalimentación a nivel cerebral de las células afectadas y de acuerdo a la evolución del paciente la máquina pone los parámetros hasta lograr la recuperación total de los movimientos diarios.

Mientras el lokomat es el robot que ayuda a recuperar la movilidad de las piernas que el paciente perdió a causa de la patología. El equipo reeduca el cerebro del paciente para lograr que vuelva a caminar.

Estos robots son parte de la nueva tecnología robótica al servicio de la neurorehabilitación y con el apoyo de un equipo profesional de terapistas físicos y ocupacionales que tiene el HCAM se mejora la calidad de vida de cientos de personas que sufrieron problemas neuronales.

Un promedio de 8 pacientes diarios reciben este tipo de rehabilitación, cada persona requiere de atención personalizada durante la hora de terapia y el período del tratamiento no puede ser menor a un año. En el caso de Bertha, ella acude tres veces por semana por cerca de una año y necesitará de más tiempo, pero recuperará el cien por ciento de su movilidad, asegura el doctor Cadena.

Fuente: Iess


¿No encuentra lo que busca?